viernes, 28 de septiembre de 2018
Las claves de una hipoteca

Antes de decidirte por una entidad bancaria para solicitar la hipoteca, conviene estudiar detenidamente cuál de ellas ofrece las mejores condiciones y los intereses más bajos ya que, a largo plazo, esto supondrá un importante ahorro.

Hipoteca fija o hipoteca variable

Antes de decidirte por una entidad bancaria para solicitar la hipoteca, conviene estudiar detenidamente cuál de ellas ofrece las mejores condiciones y los intereses más bajos ya que, a largo plazo, esto supondrá un importante ahorro.

Existen dos clases de tipos de interés: fijo y variable. En la hipoteca fija la cantidad que se paga cada mes es siempre la misma, aunque el interés suele ser más alto. Si bien antes eran menos comunes, según los últimos datos del INE las hipotecas a tipo fijo ya suponen el 40,6% de las que se firman en España.

El 59,4% restante de hipotecas se concede, según el INE, con un tipo de interés variable. Esto significa que la letra que se debe pagar cada mes se revisa periódicamente, cada año o semestre, y el importe cambia en función de un índice de referencia. El más común para calcular hipotecas variables es el Euribor, que refleja el precio del dinero fijado por el Banco Central Europeo.

Además, al tipo de interés establecido por el índice de referencia, cada entidad bancaria le suma un diferencial. Así, la forma más común de expresar el interés de una cuenta es, por ejemplo, Euribor+X%. Sin embargo, este interés no refleja el importe total de la mensualidad. Para conocer esta cantidad hay que fijarse en la Tasa Anual Equivalente (TAE), un porcentaje que incluye el interés, las comisiones y otros gastos hipotecarios.

A la hora de comparar las condiciones que ofrecen los distintos bancos y cajas de ahorros, es importante fijarse en los requisitos adicionales que exigen para conceder un préstamo hipotecario. Los más comunes son la domiciliación de la nómina o los recibos y contratar tarjetas de crédito.

La mayoría de las entidades también venden seguros de incendios, pólizas multirriesgo para el hogar y seguros de vida para hipotecas muy largas. Conviene saber que la ley no obliga a contratar ningún tipo de seguro para obtener un préstamo hipotecario.

Por eso, y ante la creciente dificultad para acceder a créditos hipotecarios, en los últimos años ha nacido la figura del Facilitador Hipotecario. Desde Hogarea contamos con Accesia “Facilitadores Hipotecarios”, cuyos profesionales ofrecen a sus clientes un estudio financiero personalizado para ayudarles a conseguir la hipoteca fija o variable que más se adapta a su caso concreto.

Una vez aprobado el préstamo a los solicitantes, la hipoteca se firma al mismo tiempo que las escrituras de compraventa, en presencia de un notario y el apoderado del banco.

Categorias
Últimos Posts